El detector de fugas de agua puede evitar pérdidas económicas

Publicado en Negocio

Según un informe de ICEA, del que se hace eco www.turboseguros.com, “el servicio de estadística para el sector asegurador, en 2013 uno de cada tres siniestros atendidos por los seguros de hogar fueron causados por daños por agua, con un 32,9% de los casos. Un porcentaje mucho mayor que la segunda causa más frecuente, la rotura de cristales, con un 19,3%. Además, son siniestros bastante caros para las aseguradoras, ya que supusieron el 36,4% del importe de los siniestros de los seguros de hogar en 2013, superando lo destinado a los siniestros por robo (15,6%) y por la rotura de cristales (10,7%)”. Estas conclusiones ponen de manifiesto la importancia de contar en tu vivienda con un detector de fugas de agua.

Seguro que en alguna ocasión has sufrido las consecuencias que implica la rotura de una tubería o dejarse  un grifo abierto: goteras, humedades, suelos de parqué levantados, papeles de pared despegados... Son situaciones bastante más frecuentes de lo que la gente cree, por lo que además de disponer de un buen seguro para hogar, es muy interesante instalar en casa un detector de fugas de agua.

Como explica www.turboseguros.com, “la garantía de daños por agua cubre daños materiales en bienes asegurados y gastos de localización y reparación de averías, siempre que las mismas afecten a la vivienda asegurada, pero puede que las cláusulas de tu seguro incluyan limitaciones y condiciones especiales. Además de la prevención, con los daños por agua es fundamental la observación. Localizar la fuga que ha producido los daños y hacerlo lo antes posible puede ahorrarte muchos problemas. Entre los síntomas de una fuga de agua en casa podemos destacar los abultamientos y humedades en las paredes, los encharcamientos en cocinas y baños (ojo con los sanitarios, consumen el 40% del agua de la casa) o la pérdida de presión de la caldera de la calefacción, signo evidente de que el circuito de calefacción está dañado y el agua puede estropear el suelo. No obstante, la confirmación definitiva de que se ha producido una fuga en nuestra vivienda nos la suele dar el recibo del agua, que aumenta de forma desmedida”.

Como explica en la citada página web, es importante seguir algunas recomendaciones básicas en caso de fugas de agua:

- Apagar la luz y desconectar los aparatos electrónicos, para evitar cortocircuitos por algún cable mojado.

- Poner en un lugar seco el mobiliario y los electrodomésticos.

- Si la puerta no cierra y roza con el techo, la inundación puede haber afectado al techo y existe riesgo de derrumbe, por lo que abandona la casa inmediatamente.